Noticias

16/12/2019

Surrealismo 1924 –1966

El surrealismo fue una de las mayores revoluciones culturales de la historia contemporánea, una actitud opuesta a lo establecido que, desde la literatura y las artes plásticas de su epicentro en París, se extendió a lugares tan distantes como Egipto, Japón o México y se filtró en la cultura popular gracias al cine y la moda.

El arte surrealista empezó con la interpretación de los sueños de Freud en 1901. Las ideas de Freud al principio no eran bien consideradas, pero poco a poco sus ideas fueron calando en el imaginario filosófico y artístico del momento y los artistas del momento impregnados de sus teorías, empezaron a describir, a dibujar, a pintar o a moldear ese mundo fuera del ámbito de la conciencia.

Fue el escritor francés André Breton quien escribió en 1924, el texto fundamental de un nuevo movimiento, “Manifiesto surrealista”.

Durante la Primera Guerra Mundial, André Breton había entrado en contacto con el psicoanálisis cuando trabajaba como voluntario en el frente y creyó en el potencial del inconsciente para regenerar la cultura posterior a la guerra. Para él, resultaba sorprendente la escasa atención que la sociedad prestaba a los sueños, primando los acontecimientos vividos en estado de vigilia. Por medio del surrealismo, Breton quería crear una suprarrealidad capaz de conectar ambos estados.

Así, las obras surrealistas eran producto de la mente inconsciente liberada de ataduras por medio de técnicas diversas, todas ellas inspiradas en mayor o menor medida en la escritura automática y el fluir de conciencia. Max Ernst, René Magritte o Giorgio de Chirico evocaban deseos reprimidos en escenas de un realismo onírico, a veces alucinógeno; Salvador Dalí llamaba a sus obras «fotografías de sueños pintadas a mano»; Joan Miró pintaba formas biomórficas de manera instintiva, y André Masson vertía arena en sus lienzos. Roberto Matta trataba de representar «morfologías psicológicas», una traslación directa del producto de su imaginación.

El surrealismo era un movimiento literario que alcanzó el cénit en sus expresiones plásticas. Los poetas y pintores del movimiento tenían un denominador común: la libre apropiación del lenguaje y la construcción de nuevos significados regidos por el impulso y la belleza, en contra de la norma y la coherencia.

Artistas

representativos

  Rene Magritte Bélgica, 1898–1967       Max Ernst Alemania, 1891–1976       Joan Miró España, 1893-1983       Roberto Matta España, 1911-2002